“Bartomeu es un chiste” o las risas en el Real Madrid con la ‘chapuza Neymar’ (y Coutinho y Dembélé)

Bartomeu

Historia de un despropósito en Can Barça

Barça y Real Madrid llevan protagonizando su particular Clásico veraniego durante los últimos días con el fichaje de Neymar. Nada es descartable sobre el futuro del brasileño, incluso que tenga que quedarse en el PSG o que un tercer interesado como la Juventus acabe llevándose el gato al agua.

Acabe como acabe el culebrón, de lo que no hay duda estas alturas es del gigantesco despropósito obrado por la directiva de Josep Maria Bartomeu en los últimos dos años. Si la fuga del brasileño al PSG ya supuso un golpe histórico, lo cierto es que lo peor estaba todavía por llevar.

Neymar

La entidad culé se vio obligada a improvisar sobre la marcha para ocupar el gran vacío que el brasileño dejó en el Camp Nou. Finalmente, Ousmane Dembélé y Philippe Coutinho fueron los dos fichajes que llegaron tras un desembolso cercano a los 300 millones de euros. Conscientes de la difícil situación de los culés, Borussia Dortmund y Liverpool lograron sacar un elevado precio por ambos traspasos, con el añadido de que el brasileño no llegó hasta el siguiente mercado de invierno.

Después de que ninguno de los dos jugadores haya rendido cómo se esperaba, el Barça piensa en traer de vuelta a Neymar pese a que buena parte de la afición no olvida su traición. Mientras tanto, Coutinho sale en calidad de cedido al Bayern de Múnich y Dembélé atraviesa sus horas más bajas tras lesionarse y protagonizar su enésima polémica en el club.

Entre la espada y la pared

Una nefasta gestión que puede alcanzar todo su apoteosis si es finalmente el Real Madrid quien acaba llevándose a la estrella del PSG. La directiva de Bartomeu se encuentra entre la espada y la pared. Es decir, entre la presión de los pesos pesados del vestuario y sus propias limitaciones económicas.

Tras sondear todo tipo de opciones sin éxito (incluida la entrada de otros jugadores en la operación), en el Camp Nou lanzan un último intento a la desesperada con una cesión con opción de compra obligatoria, aunque con cantidades que están lejos de lo que piden en París.

Una estrafalaria negociación que no pasa inadvertida en el Real Madrid, donde incluso los propios futbolistas bromean públicamente con lo que está pasando. Y es que cabe recordar lo que el propio Neymar dijo poco después de su salida del Barça, cuando inició su cruzada judicial contra el club: “Este presidente es un chiste”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.