El Clásico de Vinicius: su primera gran noche en el Real Madrid

Vinicius gol Real Madrid Barcelona

El brasileño fue la figura clave del choque

Al menos en el último Clásico, no hubo comparación entre Vinicius Júnior y Ansu Fati. El brasileño y el hispano-guineano protagonizaban el duelo más joven, el cual seguirá alimentando el debate sobre quién es y será el mejor. En defensa de la promesa del Barça hay que decir que no existió igualdad de condiciones. Mientras que el ex del Flamengo volvió a gozar de la confianza de Zinedine Zidane jugando de inicio, la perla blaugrana se quedó en el banquillo y apenas dispuso de 10 minutos en los que poco pudo hacer. La gloria correspondió a Vinicius, autor del gol que decantó el partido del lado local.

La promesa del Real Madrid ya llegaba con algo de experiencia en lo que a Clásicos se refiere, pues en el pasado ejercicio ya fue titular en los dos encuentros de semifinales de Copa del Rey y en el de la segunda vuelta liguera en el Santiago Bernabéu. Tres actuaciones en las que generó peligro con su fútbol incisivo pero le faltó el acierto en los metros finales. Su suerte por fin cambió la noche del domingo, ayudado por un leve toque de Gerard Piqué para que su gol terminara entrando en la jugada decisiva del choque.

¿Mi mejor noche en el Real Madrid? Sí, seguro. Siempre trabajo mucho y sabía que iba a llegar el momento. Toni me dio el pase y siempre hacemos esa jugada en el entrenamiento. Hoy ha salido y pude marcar. Tiro a portería y Piqué toca un poco, pero mi intención era tirar a portería. Mis compañeros me han dado la enhorabuena y me han dicho que siga así. Estoy feliz porque juego en el mejor equipo del mundo y quiero ver a la afición feliz”, reconoció nada más finalizar el encuentro.

Vinicius se pide el sitio de Hazard

Como ya demostró ante el Manchester City, el brasileño se antoja como una pieza muy importante para el tramo decisivo de temporada. La nueva lesión de Eden Hazard, la irregularidad de Gareth Bale y la pérdida de protagonismo de Rodrygo Goes sitúan al ‘25’ madridista como el mejor colocado para tirar la puerta en el tramo decisivo de campeonato. En sus últimas actuaciones ha vuelto a mostrar la chispa que le caracterizó el pasado curso, lo que le convierte en una opción muy a tener en cuenta en un equipo que necesita a un atacante con capacidad de desborde. Las cifras acreditan la validez del ex del Flamengo en esta faceta, con una media de 3,6 regates exitosos por partido que sólo supera el ausente Hazard (4,7). Nadie mejor que él para ocupar el hueco dejado por el crack belga.