El 2018 del Barça: Roma empaña todo lo bueno

Messi Barça Roma

Una mala noche puede alterar la percepción de todo un año. Y si no que se lo digan al Barça, que cierra un 2018 que por títulos puede parecer exitoso y que, sin embargo, no lo es tanto en cuanto a sensaciones. Y es que todo queda impregnado por el batacazo de la pasada edición de Champions en el Olímpico de Roma. Los culés volvieron a estrellarse contra todo pronóstico en cuartos de final dilapidando una ventaja de 4-1 en la ida. La conquista del Real Madrid de la máxima competición continental por tercer año consecutivo hizo el resto.

La excelente temporada del conjunto azulgrana en Liga, en la que sólo cosechó una derrota, no fue suficiente para vencer el dolor. Tampoco la Copa del Rey conquistada el 21 de abril tras vapulear al Sevilla por 0-5. La celebración del doblete pareció un funeral al lado de lo que se vivió en la capital, y no fue para menos. Por si fuera poco, Andrés Iniesta se despidió rumbo a China y Antoine Griezmann dio calabazas en junio cuando todo parecía atado.

Tres títulos y una ‘manita’

Pese a todo, se consiguió armar una ilusionante plantilla en la que destacó el paso al frente de Leo Messi como primer capitán. Apenas transcurría el mes de agosto y el argentino ya dejaba claro cuál era la obsesión del vestuario de cara a la presente temporada. “El año pasado ganamos la Liga y la Copa, pero nos quedó una espinita con la Champions, sobre todo por la forma como se produjo la eliminación. Vamos a darlo todo para que esta copa tan linda vuelva al Camp Nou”, fueron sus palabras durante la presentación del Trofeo Joan Gamper.

Actualmente, los de Ernesto Valverde llegan al parón navideño con la satisfacción de estar bien posicionados en todas las competiciones, lideres en Liga y logrando la primera plaza del grupo en Champions. Todo ello sin olvidar la Supercopa de España conquistada el pasado 12 de agosto y otra gran alegría como fue la ‘manita’ al Real Madrid en el Camp Nou. Sin embargo, si hay una lección que deja 2018 para los azulgranas, es que todo esto que todo esto puede quedar en agua de borrajas si vuelven a fallar a la hora de la verdad.