El fortín de Simeone

Ganar en casa del Atlético en la máxima competición europea se ha convertido en misión casi imposible para los visitantes desde que Diego Pablo Simeone se sienta en el banquillo.

El dato: 780 minutos sin encajar gol como local en eliminatoria de Champions

El Leicester City será el próximo equipo que experimentará esa suerte de visita al dentista que viene siendo el Vicente Calderón durante las últimas temporadas en Europa. El bagaje de los encuentros de Liga de Campeones que los de Simeone han disputado en casa es de 16 victorias, 4 empates y 1 derrota. Tan sólo el Benfica (Champions 2015/16) puede presumir de haberse llevado la victoria de la ribera del Manzanares en las últimas cuatro ediciones de la Champions.

Como en todo lo bueno que le ha sucedido al Atlético en la época reciente, el Cholo tiene gran parte de culpa. El técnico colchonero no sólo es un excelente estratega, también tiene ese poder de despertar el rugido de la grada cuando el equipo necesita un empujón. La comunión existente entre plantilla, entrenador y afición ha edificado un fortín inexpugnable. “El Vicente Calderón tiene una cosa grandísima. Cuando salimos al campo pega el sol al otro lado de la grada y el rojiblanco brilla de una manera tremenda. Ves a la gente con las banderas flamear, el ambiente y la energía que te transmiten… Ojalá que podamos trasladar eso al Metropolitano”, llegó a confesar el argentino en una entrevista al diario AS.

Con el candado echado

Otra de las claves del éxito de los de Simeone está en el candado que han echado a su portería, la cual sólo ha sido perforada por sus adversarios en cinco ocasiones a lo largo de 21 encuentros disputados en la máxima competición europea. Además, sólo uno de estos goles se produjo en una eliminatoria, el marcado por Kaká para el Milan el 11 de marzo de 2014.

Desde entonces, ninguno de los conjuntos que ha visitado el feudo rojiblanco en un cruce a doble partido ha vuelto a lograrlo. Barcelona (dos veces), Chelsea, Bayer Leverkusen (dos veces), Real Madrid, PSV y Bayern Múnich fracasaron en el intento, lo que supone un total de 780 minutos con la portería a cero. De todos ellos, sólo los blancos consiguieron finalmente superar la eliminatoria.

El último servicio del Calderón

El espectacular ambiente que se vive en las noches europeas del Calderón supone una ayuda indispensable para que el Atlético logre semejantes resultados. En la que está siendo su temporada de despedida, no cabe duda de que el mejor último servicio del estadio colchonero sería volver a llevar en volandas a los suyos hacia una final europea. La afición rojiblanca se está volcando y en la visita del Leicester habrá aforo completo, como ya sucedió en los encuentros ante Bayern Múnich y Bayer Leverkusen.

Jugadores como Koke tampoco tienen duda de cuál sería la manera idónea de decir adiós al Calderón: “Quiero esa primera Champions que todos los colchoneros anhelamos. Ojalá que sea esta temporada y podamos cerrar los 50 años del Calderón con ese título. Queremos que este último año sea recordado por algo grande”, declaró el vallecano en una entrevista al portal de LaLiga. Sin duda, un final a la altura de un estadio de leyenda.