Fede Valverde: una roja fea pero necesaria

Fede Valverde Real Madrid

El uruguayo, el MVP de la final

Pocas veces una tarjeta roja a un futbolista del Real Madrid dejará tan buen recuerdo para los aficionados blancos como la vista por Fede Valverde en la final de la Supercopa de España. Corría el minuto 115 de la prórroga cuando un contraataque dejaba a Álvaro Morata en disposición de plantarse mano a mano frente a Thibaut Courtois.

El uruguayo optó por una medida drástica pero efectiva. Entró con una patada al delantero rojiblanco cuando éste pisaba la frontal del área, lo cual le costó una indiscutible expulsión. Los cinco minutos con diez jugadores le salieron a cuentas a un Real Madrid que se proclamó campeón en la tanda de penaltis.

Dejando a un lado la jugada de la discordia, lo cierto es que el charrúa volvió a completar una soberbia actuación, algo que ha dejado de ser una novedad. La irrupción del centrocampista ha sido la principal clave de un equipo que ha recuperado las constantes vitales, tal y como ha confirmado volviendo a levantar un título en Yeda.

Las disculpas de Fede Valverde a Morata

Motivos más que suficientes para que Fede Valverde fuese premiado como el MVP de la final. Una roja que nunca es bonita, pero que pesa indiscutiblemente a su favor. Incluso Diego Pablo Simeone defendió la acción del uruguayo al término del choque reconociendo que “cualquiera hubiera hecho lo mismo en su lugar”.

Fue algo que no se debe hacer, son compañeros en otro equipo. Le pedí disculpas a Álvaro, era el único que quedaba por el equipo. Me quedaba hacer eso, no llegaba a otra cosa porque iba muy rápido. Estoy feliz por el título, pero me queda esa espina por el título porque no está bien”, reconoció el jugador al término del choque. El otro precio que tendrá que pagar el charrúa será perderse el próximo duelo liguero que el Real Madrid disputará contra el Sevilla. Lo que se dice un daño colateral.