¿Quién dijo Van Dijk? El rey Felipe se coronó ante el Liverpool

Felipe Monteiro Atletico Liverpool

El central lideró la resistencia del Atlético

El Atlético de Madrid realizó un perfecto ejercicio defensivo para frenar al Liverpool de Jurgen Klopp, el cual ni siquiera llegó a exigir a Jan Oblak. El gran pilar que sustentó la impecable actuación de la retaguardia colchonera fue Felipe Monteiro, quien se coronó definitivamente como el líder de la retaguardia. Mohamed Salah, Sadio Mané y Roberto Firmino tendrán pesadillas con el zaguero brasileño, a quienes secó completamente con la inestimable ayuda de Stefan Savic, Sime Vrsaljko, Renan Lodi y compañía.

Aunque era Virgil van Dijk el que llegaba al Wanda Metropolitano con la vitola de mejor central del mundo, cualquiera diría que ayer lo fue el ’18’ colchonero. El ex del Oporto estuvo intratable por arriba ante el bombardeo de centros de los ingleses y muy atento en cada cobertura para evitar que los atacantes ‘reds’ encontraran espacios. Especialmente providencial fue al interceptar con la cabeza un disparo de Salah. Una actuación de matrícula de honor que le consagra como una de las figuras más importantes del cuadro del Cholo.

Quien lo habría imaginado hace unos meses, cuando no fueron pocos los aficionados del Atlético que fruncieron el entrecejo al confirmarse que un futbolista desconocido para el público general acababa de convertirse en el defensor más caro de la historia del club. Varios meses después, los 20 millones de euros pagados por Felipe ya se consideran una excelente inversión. De hecho, ya nadie duda de que ha sido el mejor fichaje del pasado verano en cuanto a rendimiento inmediato.

Felipe es de hierro

Con la salida de Diego Godín, el conjunto de Diego Simeone quedaba huérfano de liderazgo en la defensa y con un vacío que parecía imposible de ocupar. Fue entonces cuando el club se apresuró para firmar una incorporación que ha resultado ser oro puro, a pesar de que al principio no lo tuvo nada fácil. Con la llegada de Mario Hermoso y la continuidad de la dupla formada por José María Giménez y Stefan Savic, el de Mogi das Cruzes figuraba en todas las quinielas como el cuarto central de la plantilla. De hecho, no gozó de su primera titularidad hasta el sexto encuentro de la temporada, habiendo disputado hasta entonces apenas un minuto de partido en Butarque.

Una situación complicada para cualquier jugador habituado a ser importante, pero no para Felipe, quien desde el primer momento demostró su jerarquía, capacidad de anticipación y poderío aéreo. Unas cualidades que, sumadas a su fortaleza física, le han valido para convertirse en indiscutible dentro de los planes del Cholo. Mientras Giménez y Savic se han perdido parte de la temporada por sus habituales problemas físicos, el brasileño, que lleva cuatro temporadas sin lesionarse, se ha asentado en el eje de la retaguardia.

De hecho, su última ausencia por decisión técnica se remonta al choque del pasado 6 de octubre contra el Real Valladolid. Desde entonces, salvo el duelo ante el Granada que se perdió por sanción, lo ha jugado todo en todas las competiciones. Con 2.401 minutos disputados en el global de la temporada, sólo tres pesos pesados como Saúl Ñíguez (3.030 minutos), Jan Oblak (2.976) y Thomas Partey (2.559) han participado más que él.