La chapucera final de Europa League que destapa las vergüenzas de la UEFA

Mkhitaryan Europa League Chelsea Arsenal

Nuevo escándalo en el mundo del fútbol con uno de sus organismos internacionales como protagonista. La organización de la final de la Europa League se está demostrando un completo desastre a raíz de los últimos acontecimientos, los cuales dejan a la UEFA en evidencia. El partido que Chelsea y Arsenal disputarán en Bakú el próximo 29 de mayo no podrá contar con la presencia del jugador ‘gunner’ Henrik Mkhitaryan debido al conflicto político entre el país anfitrión, Azerbaiyán, y Armenia, su país de origen.

“Estamos muy decepcionados de anunciar que Mkhitaryan no viajará con el equipo para la final de la Europa League contra el Chelsea. Hemos explorado a fondo todas las opciones para que ‘Micki’ forme parte de la plantilla, pero, después de discutirlo con el jugador y con su familia, hemos decidido que no forme parte de la expedición”, reconoció el Arsenal en un comunicado emitido el martes.

El escándalo de las entradas

Sin embargo, éste no es el último escándalo derivado de la peculiar sede que ha escogido la UEFA para albergar la final europea. Tras disputarse las semifinales del torneo, se supo que cada uno de los aspirantes al título apenas contará con 6.000 entradas para la final en un estadio con capacidad para 70.000 espectadores. Algo que no se debió a los habituales compromisos con patrocinadores y federaciones en este tipo de eventos, como se creyó en un principio. El motivo real del pobre reparto de entradas es que el aeropuerto de Bakú no tiene capacidad para acoger un mayor flujo de aficionados.

“Es imposible predecir de antemano qué clubes llegarán a la final, mientras que la sede es elegida dos años antes. Teniendo eso en consideración y, más importante, la localización geográfica y la capacidad logística de los aeropuertos en la ciudad y alrededores, se consideró que 15.000 espectadores podrían viajar (esto incluye los finalistas, los aficionados y público en general), con Bakú como hub principal. Ofrecer más entradas a los aficionados sin garantías de que puedan reservar un viaje a Bakú no era la opción responsable”, es la explicación que da la UEFA.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.