Oficial: Gareth Bale al Tottenham

Gareth Bale Real Madrid

El galés se va del Real Madrid tras siete temporadas

Real Madrid y Tottenham han llegado a un acuerdo para la cesión de Gareth Bale durante una temporada con opción a una segunda, mientras que el club blanco también cobraría en función de objetivos (partidos jugados, etc.). El británico vuelve a la que su su casa entre los años 2007 y 2013. Fue aquí donde el de Cardiff se convirtió en estrella tras llegar procedente del Southampton. Aunque en sus inicios comenzó ocupando la posición de lateral izquierdo, con el paso de las temporadas acabó demostrando tener aptitudes para ser un atacante de primer nivel.

Gareth Bale Tottenham
Gareth Bale durante su anterior etapa en el Tottenham. CORDON PRESS

Bale deja un legado en el Real Madrid con luces y sombras

Un potencial que no pasó desapercibido para el Real Madrid, el cual le convirtió en su gran fichaje galáctico en el verano de 2013. El británico no sólo llegó con la vitola de estrella, sino también como la de un potencial sucesor de Cristiano Ronaldo más a largo plazo. Siete años después, Bale abandona la capital española dejando sensaciones contradictorias. Junto al citado futbolista portugués y a Karim Benzema formó la ya mítica BBC y fue clave en varios de los éxitos que el club blanco ha cosechado en los últimos años.

Especial mención merecen goles como el marcado en la final de Lisboa, el cual sirvió para liquidar al Atlético y afianzar la conquista de la Décima. Evidentemente, tampoco se puede olvidar su actuación en la de Kiev contra el Liverpool, en la que entró desde el banquillo para terminar dando la Decimotercera a los suyos con una increíble chilena. También perdura en la memoria de los aficionados blancos la espléndida carrera con la que superó a Marc Bartra para derrotar al Barça en la final de Copa del Rey de 2014.

Bale gol chilena final Champions Kiev Real Madrid Liverpool
Bale marcando el gol de chilena en la final de Kiev. CORDON PRESS

Sin embargo, a pesar de estos momentos memorables, el galés nunca ha llegado a ser un futbolista regular, algo que se ha debido en buena parte a sus habituales problemas con las lesiones. Por si fuera poco, su tormentosa relación con Zinedine Zidane y ciertos episodios que pusieron en duda su profesionalidad han marcado su último año en el Real Madrid, lo que no borrará la gran huella que deja en la historia de la entidad.