Guardiola volvió a ser la pesadilla del Bernabéu

Guardiola Real Madrid Manchester City

Sólo una derrota en diez partidos

Pep Guardiola se consagra como la bestia negra del Santiago Bernabéu tras la victoria del Manchester City contra el Real Madrid (1-2). El de Sampedor, que en sus ocho anteriores visitas con el Barça nunca perdió, consigue sacarse la espina de su último precedente con el Bayern de Múnich, cuando cosechó su única derrota por 1-0.

Desde entonces, sus caminos no habían vuelto a cruzarse, lo cual no ha impedido que el de Sampedor haya vuelto siendo señalado por el madridismo como uno de sus grandes enemigos. En el recuerdo sigue su etapa en el banquillo culé y los años de apogeo en la rivalidad entre azulgranas y merengues, con su enfrentamiento con José Mourinho como máximo exponente. Además de la enemistad puramente futbolística, no se puede negar la importancia que ha tenido su activismo independentista en la percepción de su figura, habiendo vertido graves acusaciones contra España en relación al conflicto catalán.

Una victoria vital para Guardiola

El triunfo da oxígeno a Guardiola, quien llegaba al Bernabéu en su momento más delicado como entrenador del conjunto inglés. Con la Premier League virtualmente perdida, los ‘citizens’ se agarran a Europa como la única aspiración para lo que resta de temporada. Torneo que, además, es la gran cuenta pendiente que tiene el club desde la llegada del multimillonario jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan.

Precisamente, con el cometido de proporcionar un salto definitivo al equipo llegó el técnico catalán en 2016, quien ha conseguido impregnar su sello en el fútbol inglés (dos ligas consecutivas con 100 y 98 puntos), pero ha seguido fracasando con estrépito en la máxima competición continental. A pesar de que Pep siempre le ha restado importancia a la Champions en sus declaraciones ante los medios, no se puede negar lo llamativo de que no haya vuelto a ganarla desde su periplo en el Camp Nou. Y es que Europa le lleva dando la espalda durante seis ediciones consecutivas, tres en las que fue eliminado con el Bayern y otras tantas con el City. En esta ocasión, la presión era mayor si cabe tras conocerse la sanción de la UEFA que impedirá a la entidad ‘citizen’ participar en las dos próximas ediciones de la Liga de Campeones.

El Bernabéu puede marcar un antes y un después

Durante su etapa en Múnich, a pesar de heredar un equipo que venía de levantar la Orejona en 2013 bajo las órdenes de Jupp Heynckes, siempre se la pegó en semifinales ante rivales españoles: Real Madrid en 2014, Barça en 2015 y Atlético en 2016. Peor aún le ha ido como entrenador ‘skyblue’ en este sentido, ya que fue apeado por el Mónaco en 2017 (octavos), Liverpool en 2018 y Tottenham en 2019 (ambas en cuartos).

Lo ocurrido esta noche en Chamartín puede marcar un antes y un después para el City de Guardiola, necesitado de una victoria de prestigio para vencer a sus fantasmas en la máxima competición continental. Aunque tendrá que rematar el trabajo en el Etihad Stadium, ha puesto la primera piedra para romper su particular maldición