La desgracia de los Ñíguez

El jugador del Atlético de Madrid, Saúl Ñíguez, recordó cómo fue el calvario al que tuvo que hacer frente. Y es que durante dos largas temporadas su otro gran trabajo fue el de superar poco a poco un catéter interno. “Por el Atlético he jugado con mi salud, en cada partido meaba sangre”, afirmaba el centrocampista. Fue en la temporada 2014/15 cuando Saúl sufrió un tremendo golpe en el riñón en un partido de Champions League ante el Bayer Leverkusen, donde, tal y como apunta Marca, éste se mareó, vomitó siete veces para finalmente ser trasladado a un hospital. Allí pasaría los siguientes cuatro días ingresado. Ya han pasado dos años, pero éste, evidentemente, sigue teniéndolo muy presente.