La famosa lluvia de peluches de la que ya no se habla

Han pasado ocho meses desde que la afición del ADO Den Haag protagonizase una de las historias más emotivas de los últimos años. Conocedores de que un grupo de niños ingresados en un hospital de Rotterdam iban a acudir al Feyenoord Stadion para disfrutar del partido, no dudaron en arrojar un centenar de peluches como acto solidario. Este fue el resultado.