La metamorfosis de Marcos Llorente

Marcos Llorente

El centrocampista es la gran sorpresa rojiblanca tras su reconversión a jugador de ataque

Anfield lo cambió todo para Marcos Llorente y el Atlético. La histórica victoria del equipo rojiblanco supuso también la reinvención futbolística de su inesperado héroe, autor de dos decisivos goles en la prórroga que permitieron dar la vuelta a la eliminatoria. Si aún quedaba alguna duda de que podía tratarse de una casualidad puntual, las últimas actuaciones del centrocampista confirman su metamorfosis.

Tras el parón, Diego Pablo Simeone ha insistido en acercarle a la portería contraria con excelentes resultados. Contra Osasuna apenas necesitó jugar 27 minutos para firmar un gol y dar dos asistencias, ante el Levante también puso en bandeja el tanto del triunfo a Diego Costa, mientras que en el último choque frente al Alavés volvió a revolucionar el partido entrando desde el banquillo al forzar la falta y el penalti que desencadenaron los dos goles colchoneros.

El invento del Cholo

Fichado como mediocentro defensivo, nadie se había percatado hasta entonces de su potencial como futbolista llegador. Nadie excepto Simeone, quien ya intuía desde hace algún tiempo que podía sacar partido de esta forma a las excepcionales condiciones del canterano del Real Madrid. “Marcos en su vida se imaginó poder jugar de delantero, pero viéndolo entrenar, sus condiciones técnicas, físicas y sus remates despertó la opción. Vimos que hacía goles, goles y goles entrenando. Lo comentamos con él y es una alternativa importante para un lugar en el campo donde nos da presión o vértigo”, señaló recientemente el argentino al respecto.

Sin duda, se trata de un premio más que merecido para Llorente, quien nunca bajó los brazos pese a tener una participación residual durante buena parte del curso. “Cuando cambias de club y llegas a un sitio nuevo, tienes que adaptarte a lo que te pide el míster: modelo de juego, compañeros… y no es fácil. A mí me costó bastante por una cuestión táctica. No me veía fuera de la posición de medio. Pero con tal de jugar y ayudar al equipo, me da un poco igual la posición”, explicó el jugador en una entrevista para ‘El Mundo’.

Sus cifras se disparan

Los números son el mejor reflejo de la transformación de Llorente, quien en 29 partidos disputados con el Atlético ya suma más tantos y asistencias que con Alavés y Real Madrid juntos. Mientras que como rojiblanco ha firmado cuatro dianas y cuatro pases de gol, en la suma de las tres anteriores campañas consiguió dos y tres respectivamente. De hecho, no estrenó su cuenta este curso hasta el choque en Mestalla del pasado 14 de febrero. Desde entonces, no ha hecho más que crecer interviniendo en un gol del Atlético (ya sea marcando o asistiendo) cada 70 minutos. Todo ello sin renunciar al trabajo defensivo y al despliegue que le convierten en el último ‘todocampista’ de la factoría Simeone.