La polémica venta que convertiría al Newcastle en el club más rico de la Premier League

Newcastle

Alertan sobre una maniobra de blanqueamiento del régimen saudí

Las últimas informaciones en Inglaterra apuntan a que el Newcastle United está muy cerca de tener nuevo dueño. Aunque todavía no hay nada oficial, ya está bajo lupa la posible adquisición del 80 % del club inglés, actualmente propiedad de Mike Ashley, por parte del fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudí, del que está detrás el príncipe Mohammed Bin Salman. “Se entiende que el fondo soberano de Arabia Saudita adquirirá una participación del 80% en el club como parte de un consorcio que incluye a la financiera Amanda Staveley y a los multimillonarios hermanos Reuben”, asegura la BBC.

Aseguran que esta operación cifrada en 300 millones de euros convertiría al equipo conocido como las ‘urracas’ en el más rico de la Premier League, incluso por delante del multimillonario Manchester City del jeque Sheikh Mansour. El recelo que genera la venta del Newcastle se debe, entre otras razones, a que se trataría de una operación de blanqueamiento del régimen totalitario saudí. “La Premier League corre el riesgo de convertirse en una presa fácil para aquellos que quieran usar el glamour y el prestigio del fútbol de la Premier para encubrir acciones que son profundamente inmorales, en violación del derecho internacional y en desacuerdo con los valores de la Premier League y la comunidad futbolística mundial”, señala la la directora de Amnistía Internacional en el Reino Unido, Kate Allen.

A estas acusaciones se suman las del socio televisivo de la Premier League en Estados Unidos, la plataforma qatarí beIN Sports, que ha instado a “interrogar por completo” la posible compra. Yousef al-Obaidly, director ejecutivo de beIN Sports, envió una carta a los presidentes de los grandes clubes de Inglaterra alertando sobre la posibilidad de que el Newcastle pase a estar en manos de un “consorcio respaldado por el régimen de Arabia Saudí”, el cual habría “facilitado el robo” de casi tres años de los derechos televisivos de la Premier League mediante su respaldo al servicio pirata beoutQ. “No es exagerado decir que el futuro modelo económico del fútbol está en juego”, asegura Al-Obaidly. A pesar de estas voces contrarioas, lo cierto es que la tramitación del acuerdo puede completarse en cuestión de dos o tres semanas.