La renovación de Sergio Ramos, cuestión de diez minutos

Sergio Ramos

Ambas partes quieren llegar a un acuerdo

Sergio Ramos y Florentino Pérez tienen un asunto pendiente de resolver en los próximos dos meses y medio. A partir de entonces, el central sería libre para firmar por cualquier equipo si continúa sin renovar su contrato con el Real Madrid, el cual expira en junio de 2021. Cuesta creer que vaya a producirse semejante escenario, ya que ambas partes están por la labor de llegar a un acuerdo. El de Camas ha dejado claro su deseo de retirarse de blanco y sigue esperando una llamada, mientras que en el club están encantados con el papel de su capitán tanto en el césped como de puertas hacia dentro.

En lo puramente futbolístico, el defensor lidera la retaguardia más sólida del campeonato y está desatado en el apartado anotador batiendo todo tipo de registros. A sus 34 años, puede hablarse de una segunda juventud o incluso de uno de los mejores momentos de su carrera. A falta de grandes cracks que marquen diferencias, el andaluz está siendo una de las grandes certezas a las que se agarra el Real Madrid. Por si alguien aún lo dudaba, su alargada sombra en el Etihad Stadium lo confirmó el pasado 7 de agosto, cuando los de Zidane cayeron eliminados de la Champions con el defensor sancionado. Un cúmulo de razones por las que su renovación debería llegar a buen puerto sin mayor problema.

La única discrepancia entre Sergio Ramos y el Real Madrid para renovar

Se dice que es cuestión de que capitán y presidente se sienten a hablarlo y lo resuelvan en diez minutos. Desconocemos hasta que punto esto es literal, pero las pocas discrepancias que puedan existir en la negociación no se antojan muy complicadas de resolver. La principal es que Ramos quiere prolongar su contrato por dos temporadas más, mientras que en la entidad de Concha Espina prefieren ir año a año, lo cual viene siendo la política habitual con los hombres más veteranos. Que el acuerdo aún no se haya cerrado es más achacable a una cuestión de tiempos que a este tipo de diferencias, que no por importantes dejan de ser nimiedades a la hora de la verdad.