La Supercopa no es ninguna broma para el Real Madrid de Zidane

Zidane Osasuna Real Madrid

Mucho más que un título para los blancos

Se suele decir que es un título menor, pero lo cierto es que en esta Supercopa de España hay mucho en juego para los cuatro equipos que pelearán por el título. Mientras que para Athletic y Real Sociedad supone la oportunidad de levantar un título, toda una ilusión en los tiempos que corren, grandes como Real Madrid y Barça tienen prácticamente la obligación de ganarla. Y ya no es sólo lo que implica el título en sí, sino cómo el desarrollo de este torneo puede marcar un punto de inflexión de cara al resto de la temporada.

Precisamente, lo sucedido el pasado curso fue el mejor ejemplo posible en este aspecto. Mientras que los azulgranas comenzaron su particular derrumbe en Emiratos Árabes tras la derrota ante el Atlético y la consiguiente destitución de Ernesto Valverde, los blancos acabaron proclamándose campeones y tomaron impulso para la Liga que también acabaron levantando en julio. Y es que cabe recordar que aquel Real Madrid venía de firmar una temporada en blanco y con la necesidad de volver a sentirse un equipo ganador, como actualmente sucede en el caso del Barça.

Zidane debe volver a ganar esta Supercopa por pura necesidad

A pesar de todo, la exigencia volverá a ser máxima tras una actual campaña de altos y bajos, especialmente para Zinedine Zidane. Los últimos empates ante Elche y Osasuna vuelven a suscitar las dudas y críticas que antes desaparecieron con una racha de seis victorias consecutivas. Al entrenador francés se le sigue cuestionando por determinadas decisiones relacionadas tanto con quienes juegan en ocasiones como con otros jugadores que no lo hacen prácticamente nunca. En cualquier caso, nada nuevo para el galo, habituado a esta montaña rusa de la que la mayoría de las veces sale victorioso.

Lo que no se puede negar es la doble cara de este Real Madrid que sigue tropezando en los partidos más rutinarios, pero que tampoco falla en los duelos de mayor exigencia. Así lo demostró ganando el Clásico, tumbando al Inter en sus dos enfrentamientos europeos y también pasando por encima al Atlético en el derbi. Por lo tanto, hay que pensar que el desempeño de los blancos dependerá en gran medida de cómo afronten este torneo. Así se comprobará en el duelo de semifinales que tendrá lugar este jueves (21:00 horas) en La Rosaleda, donde tendrán que morder con las mismas ganas e intensidad que un Athletic con ilusiones renovadas tras la llegada de Marcelino. Dadas las circunstancias, Zidane y sus pupilos no se lo deben tomar como ninguna broma.