Los 7 pecados que condenan al Atlético

Simeone Atlético

El equipo de Simeone no termina de carburar este curso por una serie de circunstancias

1- Peleados con el gol

Con sólo 16 tantos a favor en 14 partidos disputados en LaLiga, el Atlético está firmando sus peores cifras goleadoras de toda la era de Simeone a estas alturas de la temporada. Son varios los motivos por los que la pelota no le entra al cuadro colchonero. Al pobre juego desplegado en buena parte de los encuentros del curso se le suman los problemas individuales en el ataque, donde sólo Álvaro Morata está teniendo un rendimiento acorde a las expectativas con cinco dianas en el campeonato. Los siguientes jugadores que más han aportado en este aspecto han sido Diego Costa, Joao Félix y Vitolo con dos goles.

2- Sin la solidez de antaño

Con una zaga totalmente reconstruida, uno de los grandes desafíos a los que se enfrentaba el Atlético era el de mantener su habitual solvencia defensiva. Y es que hay que recordar que entre la lista de salidas del equipo colchonero figuraron nombres como Godín, Juanfran, Filipe, y Lucas Hernández, mientras reforzaron la retaguardia Mario Hermoso, Felipe, Trippier y Lodi. Como era de esperar, la transición no está siendo nada fácil. Aunque los de Simeone sólo han encajado nueve goles en LaLiga, han hecho concesiones puntuales que han salido caras como la de la pasada jornada en Granada.

3- Diezmados por las lesiones

Ha sido una constante en las últimas campañas y vuelve a repetirse en la actual. La enfermería del equipo colchonero ha vuelto a estar a pleno rendimiento con hasta siete lesionados durante el curso, algunos de ellos especialmente habituales como Giménez, Savic y Diego Costa, siendo este último baja indefinida tras ser operado de una hernia discal. Para recordar la última vez que Simeone tuvo a todos sus hombres disponibles, hay que remontarse a la final de la Supercopa de Europa disputada contra el Real Madrid en agosto de 2018.

4- Fichajes que no cuajan

Otro de los grandes problemas que ha tenido el Atlético en los últimos ejercicios ha sido la pobre aportación de algunos fichajes que llegaron con elevadas expectativas y por los que también se hizo un importante desembolso. El caso paradigmático en la actualidad podría ser el de Thomas Lemar, quien costó 70 millones de euros y ha tenido un rendimiento muy discreto en la temporada y media que lleva en el club. De los fichajes aterrizados el pasado verano, el más decepcionante está siendo el de Marcos Llorente, llamado a ocupar el sitio de Rodri Hernández y con escasa participación hasta la fecha.

5- Los reyes del empate

Los pupilos del Cholo sólo han sufrido una derrota en LaLiga, un dato que de poco sirve si se tiene en cuenta el gran número de partidos en los que se han dejado dos puntos. Y es que hasta siete empates acumula el conjunto colchonero por sólo seis victorias en el campeonato de la regularidad. Junto con Osasuna, son los equipos que más veces han cosechado este resultado durante el torneo. Resulta sintomático que tres de los últimos cuatro empates se hayan producido tras haberse adelantado en el marcador y desperdiciar la renta, como así ocurrió contra Valencia, Alavés y Granada.

6- Sangría a domicilio

Si al Atlético le está costando encadenar victorias, esto puede deberse en buena medida a su pobre rendimiento fuera de casa, con un bagaje de dos victorias, una derrota y cuatro empates o, lo que es lo mismo, 10 puntos de 21 posibles. Para recordar la última victoria liguera de los colchoneros en campo rival, hay que remontarse a la lograda hace dos meses por 0-2 contra el Mallorca. Desde entonces, ha cosechado cuatro empates consecutivos en sus visitas a Valladolid (0-0), Alavés (1-1), Sevilla (1-1) y Granada (1-1). Como suele decirse, en estos estadios se ganan o se pierden ligas.

7- Árbitros y VAR no ayudan

La dosis de suerte que marcan las decisiones de los árbitros tampoco ha caído de lado de los del Cholo en los últimos tiempos, con algún que otro flagrante error que les ha perjudicado. Ocurrió en el Sánchez Pizjuán cuando Koundé retuvo el balón con las dos piernas sobre la línea de gol (lo que debió pitarse como libre indirecto a 5’50 metros) y no se señaló nada en una acción que estuvo fuera de las competencias del VAR. Sin embargo, la tecnología arbitral tampoco sirvió la pasada jornada en Los Cármenes para que se señalasen sendos penaltis no pitados sobre Correa y Darío Poveda.