Luis Enrique, a Robert Moreno: “Si vuelvo a la selección, tú no vas a estar”

Luis Enrique Robert Moreno seleccion española

Desvelan los motivos de la ruptura

Los últimos acontecimientos en el banquillo de la selección española dejan una gran incógnita sin despejar. Aunque Luis Rubiales ofreciera un relato con todo lujo de detalles sobre la vuelta de Luis Enrique en lugar de Robert Moreno, no especificó los motivos por los que el entrenador asturiano no volverá a contar con el que fue su segundo. “Las decisiones de Luis Enrique respecto a su staff es algo en lo que no estamos. La única petición que me ha hecho Luis Enrique es que él contestará las preguntas respecto a su staff. No soy yo quien tiene que responder a esto“, señaló el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) al respecto.

El periodista Manu Carreño desveló en el programa El Larguero los motivos del desencuentro entre ambos, en el que habría tanto motivos personales como deportivos: “Rubiales ha cumplido con su palabra y le ha explotado algo que no esperaba, que es una relación entre Luis Enrique y Robert Moreno que ha pasado a ser inexistente. La última vez que hablaron fue en agosto, cuando Luis Enrique llama a Robert Moreno. En esa conversación, le dice ‘si yo vuelvo a ser seleccionados, tú no volverás a estar conmigo’“.

Robert Moreno no llamó a Luis Enrique tras la muerte de su hija

El distanciamiento entre ambos habría sido tal que, de acuerdo a estas informaciones, Moreno ni siquiera se puso en contacto con el asturiano tras la dramática pérdida de su hija Xana: “Desde entonces, no han vuelto a hablar. Murió la hija de Luis Enrique. Ni una sola palabra, ni una sola llamada. ¿Qué ha pasado? Luis Enrique entiende que le ha sido desleal por algunas decisiones deportivas en contra de lo que ellos habían hablado y pactado, por declaraciones que no le gustaron y por entender que estaba siendo algo trepa”.

Además, el presentador también ofreció la versión que da el entorno del ya exseleccionador sobre lo ocurrido: “Robert Moreno está abatido y preocupado por la imagen que pueda quedar de él. Dice que no se ha ido, que le han echado y que por eso están negociando sus abogados. Le preocupa que su imagen sea la de un trepa porque no se lo considera. Ha vivido las horas más difícil de su carrera. Seguramente no dirá todo lo que le gustaría decir porque entonces no volvería a trabajar”.