El Madrid necesita a su genio

La forma de Luka Modric ha sido durante las últimas semanas una de las mayores preocupaciones del Real Madrid. El momento que atraviesa el genio de los Balcanes suele ser equivalente al juego desplegado por los blancos, por lo que se antoja vital que llegue fresco a un lance decisivo como será la visita del Bayern Múnich. El hecho de que en los últimos dos meses no haya completado los 90 minutos en la mitad de los encuentros parece responder a esa necesidad de disponer de su mejor versión en el momento más determinante.

Para Zidane no es un tema físico

Pese a todo lo que se ha hablado sobre los vaivenes del juego de Modric, para Zinedine Zidane no se trata de un problema de forma física: “Todos sabéis lo importante que es Modric para nosotros. Pensamos en lo que va a pasar y en lo que nos espera en las próximas semanas. Ha jugado muchísimo y hay que tener en cuenta los minutos en sus piernas. Físicamente está bien, no es por eso por lo que sale del campo de vez en cuando. Es por algún momento puntual o porque necesito cambiar de dibujo”, aseguró hace unas semanas el técnico francés.

Sólo hay que comprobar cómo le ha ido al Real Madrid en las últimas ediciones de la Champions con y sin el croata para darse cuenta de su relevancia. Su ausencia por lesión en las semifinales de 2015 frente a la Juventus coincidió con la última eliminación del conjunto madridista. Del mismo modo, sí estuvo presente en los envites trascendentales que los merengues afrontaron para conseguir sus dos últimas Copas de Europa. Ninguno de estos hechos parece casualidad, por lo que en el Bernabéu cruzan los dedos para que Lukita vuelva a ser el de siempre. Su aportación se antoja clave una vez más para tratar de plantar cara al potente centro del campo bávaro.