Mbappé, como loco por jugar en el Real Madrid (y Zidane lo sabe)

Mbappé

Las últimas noticias dan la razón al entrenador francés

Se armó el lío entre Real Madrid y PSG a causa de Kylian Mbappé. El origen de todo fueron unas palabras de Zinedine Zidane diciendo lo que todos saben desde hace tiempo: que el atacante siempre ha querido vestir de blanco y que es muy probable que tarde o temprano lo haga. No es algo que se haya inventado el entrenador francés, sino que lo reconoció recientemente el presidente del Mónaco, Vadim Vasilyev, al igual que Unai Emery lo comentó en su momento.

A pesar de todo esto, las declaraciones de Zizou no sentaron bien en la capital francesa, donde el director deportivo, Leonardo, respondió con dureza. “Este no es el momento de tocarlo y desestabilizarlo. Es el momento de parar. Se llama golpe de presión”, dijo el directivo brasileño. Unas palabras que no parecen haber achantado al técnico del Real Madrid, quien volvió a incidir en el tema en la rueda de prensa de este viernes. “No dije nada. Dije sólo lo que decía el jugador que su sueño era jugar aquí. Cada uno luego se queda con lo que quiere”, afirmó.

Zidane en rueda de prensa

Los problemas del PSG para renovar a Mbappé

Lo cierto es que las últimas informaciones parecen dar la razón a Zidane. Según ha revelado el diario L’Equipe, tras la eliminación del pasado curso en Champions a manos del Manchester United, el delantero ya autorizó a su círculo de confianza para poner en marcha una posible salida que finalmente no se produjo. A juzgar por estos hechos y por las palabras del propio jugador, que también soltó una bomba a comienzos del pasado verano, no está totalmente convencido del proyecto del PSG. Y, por si fuera poco, el club francés tendría serios problemas para ofrecerle una renovación de su contrato, el cual finaliza en 2022. Al parecer, no le pueden ofrecer el mismo salario que Neymar (30 millones de euros netos) por motivos financieros. Una circunstancia que puede ser aprovechada por el Real Madrid para lanzarse a por su fichaje y cumplir un deseo que parece recíproco.