“Es un club secuestrado” o el escándalo de Messi y sus amigos en el Barcelona (y va sobre Valverde, Neymar y Griezmann)

Messi Luis Suárez

Controversia con los últimos movimientos en Can Barça

Que los que toman las decisiones en el Barcelona están dentro del vestuario y se visten de corto es un secreto a voces comentado por todos. Que lo que dice Leo Messi va a misa para Josep Maria Bartomeu y el resto de la directiva azulgrana, también. Que alrededor del argentino se ha formado un grupos de amigos –con Luis Suárez y Piqué como cabecillas– con mucho poder en el club tampoco lo duda nadie.

El rumor es tan evidente que sólo hay que echar un vistazo a lo que se comenta en redes sociales como Twitter, y precisamente no lo dice gente sospechosa de ser anticulé, sino más bien al contrario: “Es un club secuestrado”, es una de las opiniones más generalizadas ante las últimos movimientos del Barcelona.

Los porqués del apoyo a Valverde

El decir que ‘hay que crear un ambiente confortable para Messi’ se ha convertido en un eufemismo que evita reconocer una verdad incómoda. La última al respecto ha sido la decisión tomada acerca del futuro de Ernesto Valverde, quien sigue teniendo el respaldo del club y todo apunta a que seguirá la próxima temporada en el banquillo. Una decisión que muy pocos aprobarán si se pregunta al aficionado de a pie pero que tiene su razón de ser en la opinión del núcleo duro de la plantilla culé.

Messi Valverde

Sobre el técnico extremeño existe la sospecha de que se muestra dócil ante la influencia de los pesos pesados. Decisiones como su empeño en alinear a Philippe Coutinho (y que tan cara salió en Anfield) y no a Ousmane Dembélé son los ejemplos más esgrimidos habitualmente. Si bien es cierto que el francés ex del Borussia Dortmund no ha hecho lo suficiente por adaptarse, tampoco ayudan las malas caras que algunos le ponen en el terreno de juego. Todo ello por no hablar de la tendencia de esos mismos compañeros a no pasarle la pelota.

‘No’ a Griezmann, ‘sí’ a Neymar

Que el atacante galo sea la posible moneda de cambio para un hipotético regreso de Neymar resulta definitivamente revelador. En cuanto al brasileño, se sabe que sigue teniendo una gran amistad con Messi y compañía, a quienes aprovecha para hacer una visita cada vez que pisa la ciudad condal o alrededores. No cabe duda de que el futbolista del PSG será muy bien recibido en el vestuario pese a la histórica traición protagonizada hace dos años.

Cosa que, por ejemplo, no se puede decir en el caso de Antoine Griezmann, opción que está aparcada pese a que su fichaje sería mucho más barato (su cláusula desciende a 120 millones de euros). Algo extraño pasa cuando, a día de hoy, es más factible el fichaje de Neymar que el de la estrella del Atlético. Saquen sus propias conclusiones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.