Messi y Ansu Fati empujan a Griezmann fuera del Barça

Messi Griezmann Barcelona

El francés vuelve a ser secundario

La situación de Antoine Griezmann en el Barça ha dado un giro drásticó en apenas cuestión de unos días. Durante el tiempo que Leo Messi estuvo más fuera que dentro del club, todos los focos apuntaban al francés como el próximo referente ofensivo del equipo azulgrana. La hipótesis no sólo tenía sentido por una simple cuestión de jerarquía, sino también porque la presencia del argentino no le permite al galo ejercer la función con la que brilló en el Atlético de Madrid moviéndose con libertad por el frente de ataque.

Con la continuidad del de Rosario, Griezmann vuelve a verse ante la tesitura de verse apartado y minimizado. Basta recordar que durante el corto periplo de Quique Setién acabó incluso desplazado al banquillo en las citas importantes, algo insólito tratándose del fichaje estrella del pasado verano. Sin embargo, el anuncio de Messi no es la única noticia que ha supuesto un duro revés para el de Macon, quien también ve cómo Ansu Fati le come terreno.

Ansu Fati seleccion española
Ansu Fati durante el calentamiento de la selección española. CORDON PRESS

Griezmann tiene cartel en la Premier League

La irrupción del canterano, el posible fichaje de Memphis Depay y el regreso de Ousmane Dembélé prometen una competencia al rojo vivo para entrar en el once de Ronald Koeman. Una tesitura que no parece la más conveniente para el francés, quien no puede permitirse otro año pasando de puntillas por el Camp Nou. De hecho, varias informaciones ya apuntaron a que el atacante llegó a plantearse su salida antes de todo lo ocurrido con Messi.

View this post on Instagram

🇫🇷

A post shared by Antoine Griezmann (@antogriezmann) on

Con el argentino de nuevo en el vestuario, la posibilidad de que Griezmann decida cambiar de aires vuelve a cobrar fuerza. Pretendientes no le faltan en Inglaterra, donde clubes como Liverpool, Manchester United y Arsenal estarían encantados de hacerse con sus servicios. Otra cosa es que el Barça pueda recuperar los 120 millones de euros que llegó a pagar por su traspasado el pasado verano.