Y el Metropolitano volvió a ser el Calderón

Atletico Liverpool Wanda Metropolitano

El estadio vivió su noche más mágica en su corta vida

Se esperaba un gran ambiente en el Wanda Metropolitano para que el Atlético obrase el milagro contra el Liverpool. El resultado no sólo no decepcionó, sino que incluso estuvo por encima de las expectativas. No sería descabellado decir que el coliseo colchonero presentó el mejor ambiente que se le recuerda en sus más de dos años de vida, el cual sirvió para llevar en volandas al conjunto de Diego Pablo Simeone. “Empezamos a ganar el partido cuando giramos en la rotonda que nos encaminaba hacia el estadio. El recibimiento fue impresionante. Desde que estoy en el club, en ocho años no vi ese recibimiento. Empezamos a ganar el partido ahí, sin duda“, comentó el argentino al respecto.

El Atlético corroboró ante el Liverpool lo que las estadísticas ya decían antes del partido. Su nuevo estadio es todo un fortín europeo, donde los rojiblancos sólo han sufrido una derrota en los 15 partidos (11 de Champions y 4 de Europa League). Curiosamente, la única excepción se dio en el estreno contra el Chelsea. Desde entonces, los de Simeone han registrado un aplastante bagaje de 12 victorias y 2 empates, con 24 goles a favor y sólo 4 en contra.

Volvió el Metropolitano de las grandes citas

El moderno coliseo colchonero parece mantener intacto el hechizo del Vicente Calderón en las noches europeas. Y es que cabe recordar que el Atlético emprendió la mudanza dejando un extraordinario historial en Champions de 18 triunfos, 4 empates y 1 derrota entre la temporada 2013-14 y la 2016-17. Estadística que corrobora que la solidez del equipo del Cholo ante su afición ha sido siempre uno de sus grandes avales en la máxima competición continental.

El de hoy ha sido el segundo duelo de eliminatoria de Champions disputado en el Wanda Metropolitano. Para recordar el anterior precedente sólo hay que irse a la pasada campaña, cuando el Atlético venció por 2-0 a la Juventus en la que fue otra noche para el recuerdo. Una excelente faena que, para desgracia de los colchoneros, se acabó tirando por la borda en Turín. Una experiencia de la que toca aprender de cara a la dura batalla que espera en otro infierno como Anfield. Pase lo que pase, lo que vuelve a quedar claro es que el rugido del Metropolitano no tiene nada que envidiar al del Calderón en las grandes noches.

Más info: El Atleti golpea y resiste ante el campeón