Miguel Lacambra, el periodista ‘fantasma’ que es tendencia en Twitter

Miguel Lacambra Twitter

El seudónimo tiene perfil en la red social

Twitter España se encuentra en ebullición tras conocerse que un artículo publicado en La Marea sobre la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus está escrito por un periodista que en realidad no existe, el cual responde al seudónimo de Miguel Lacambra. El propio medio de comunicación ha puntualizado este miércoles a las 14:30, un día después de publicar el texto, que “Miguel Lacambra es un seudónimo”.

Se trata de una práctica relativamente común en el periodismo, especialmente en aquellos casos en los que el redactor prefiere preservar su anonimato. Sin embargo, el hecho que ha indignado a muchos usuarios es que este periodista ficticio también tiene cuenta de Twitter, a través de la cual ha ofrecido las pertinentes explicaciones.

La explicación de Miguel Lacambra vía Twitter

“Estoy absolumento abrumado por lo que está pasando. Este perfil es un heterónimo, Miguel Lacambra no existe, soy una persona normal que quiere conservar su privacidad como tantos otros en Twitter. Hace unas semanas empecé a representar los datos públicos del coronavirus. Y a interpretar sus tendencias, cosa que levantó el interés de mucha gente y muchos periodistas. Solo eso. Voy a dejar de hacerlo un tiempo, porque esto no tiene ningún sentido y lamento profundamente que esto esté afectando a muchos profesionales. Siempre he utilizado datos públicos y aportado una visión de optimismo con la idea de mantener el ánimo ante el esfuerzo que estamos realizando todos para parar esta pandemia. No hay nada más. Datos públicos, palabras y una persona normal que ahora mismo lo está pasando muy mal. Muchas gracias a todos”, ha señalado.

El revuelo generado ha sido tal que ‘Miguel Lacambra’ se ha convertido en la primera tendencia de Twitter en España. En el famoso artículo publicado el miércoles, titulado ‘¿Ha influido el 8-M en el incremento de los casos de Covid-19?’, se defendía, a modo de conclusión y en base a los datos que se mostraban, que “debemos sacar al 8-M (y a Vistalegre, cómo no) de las ecuaciones, y empezar a pensar en las verdaderas razones por las que esta crisis está golpeando en todo occidente como lo está haciendo”.