Modric cuenta cómo Mourinho y Cristiano casi acaban a tortas en el vestuario

Mourinho Cristiano Ronaldo Real Madrid

El croata relata este episodio en su biografía

Es conocida la fama que tiene José Mourinho de someter a sus jugadores a una exigencia desmedida. Gracias a esto, el entrenador portugués fue capaz de reconstruir a un Real Madrid en ruinas y llegar a imponerse al todopoderoso Barça de Pep Guardiola. Sin embargo, los métodos del técnico también acaban pasando factura tarde o temprano, ya que no hay vestuario que pueda soportar semejante nivel de presión durante tanto tiempo.

Así provocaban los árbitros a Mourinho en el Real Madrid: “Aquí hay un gallo y no eres tú, soy yo”

Precisamente, eso fue lo que pasó en el Real Madrid durante la temporada 2012-13, la tercera y a la postre última del luso en el banquillo del Santiago Bernabéu. Como es sabido, las cosas acabaron bastante mal entre Mourinho y la mayor parte del vestuario, siendo Cristiano Ronaldo uno de los futbolistas con los que la relación terminó totalmente rota. Uno de los testigos de este enfrentamiento fue Luka Modric, quien en su biografía A mí manera (el periódico italiano Corriere dello Sport ha publicado este viernes varios extractos de la misma) relata cómo ambos estuvieron incluso a punto de llegar a las manos.

Las lágrimas de Cristiano y su tremenda bronca con Mourinho

“Me sorprendió la reacción de Mourinho. Estábamos ganando 2-0 en la Copa del Rey. Ronaldo no persiguió a los rivales en su saque de banda y José se puso furioso con él. Los dos se pelearon durante mucho tiempo en el campo. Al regresar a los vestuarios en el descanso, vi a Ronaldo desesperado, al borde de las lágrimas. Él dijo: ‘Lo hago lo mejor que puedo y él continúa criticándome’. Mourinho entró y comenzó criticar al portugués por su responsabilidad durante el juego. Ambos se calentaron tanto que solo la intervención de los compañeros evitó una verdadera pelea entre ellos“, recuerda el centrocampista croata.

Evidentemente, este ambiente de crispación acabó perjudicando al Real Madrid, que terminó aquella temporada de vacío. La dolorosa derrota en la final de Copa del Rey contra el Atlético de Madrid supuso el golpe final para un Mourinho que había perdido el respaldo de sus estrellas desde hace meses.