Oblak, un muro infranqueable

Jan Oblak es una de las mejores bazas con las que cuenta el Atlético para volver a intentar el asalto a la ‘Orejona’. El guardameta esloveno es una absoluta garantía, como queda patente al comprobar que ha dejado su portería a cero en 59 ocasiones en sus 102 partidos como rojiblanco (el 58% de las veces que ha jugado). Así mismo, los 64 tantos que ha recibido a lo largo de sus tres temporadas en el equipo del Manzanares suponen una espectacular media de 0,63 goles por encuentro.

Rendidos a Obi-Oblak

Ni Thibaut Courtois ni Miguel Ángel Moyá, los otros dos arqueros que han defendido el marco durante la etapa de Simeone, logran igualar los números de Oblak. Mientras que el actual portero del Chelsea protagonizó 154 apariciones como colchonero en las que encajó 125 goles (0,80 por partido) y dejó 76 veces la portería impoluta (49% de las veces), el balear ha disputado 60 partidos con el Atlético recibiendo 47 tantos (0,78 por choque) y no encajando en 30 ocasiones (50%). Pese a tratarse también de excelentes guardametas, casi cualquiera palidece al lado de las cifras del esloveno.

El más reciente de los milagros del ‘13’ del Atlético tuvo precisamente lugar en el último encuentro de Champions ante el Bayer Leverkusen. Su increíble triple parada levantó a todo el público del asiento, que coreó el ya famoso ‘Obi-Oblak, cada día te quiero más’. No es para menos, ya que sus paradas evitaron que la parroquia atlética pasara una noche con más sufrimiento del debido. Tras el pitido final, la rendición fue general por parte de jugadores y entrenador ante su soberbia actuación. “Es el mejor portero del mundo”, afirmó Griezmann a pie de campo. “Ha estado tremendo. Se está encontrando a su mejor nivel”, comentó un satisfecho Simeone. Incluso el técnico rival, Tayfun Korkut, no pudo ocultar su asombro: “Nunca había visto nada igual”, aseguró el turco. A sus 24 años, tiene tiempo para seguir creciendo y levantar un título importante.