El veto de Piqué a De Ligt e Iñigo Martínez en el Barça

Piqué

Acusan al central de influir en los fichajes del club

Las aguas andan revueltas en el Barça tras las duras declaraciones de Gerard Piqué contra la directiva. Tras la victoria ante el Getafe, el defensor acusó a los mandatarios de realizar filtraciones interesadas a la prensa. Más concretamente, el enfado del jugador lo provocó un artículo publicado por el diario Mundo Deportivo bajo el título ‘Así consiguió el vestuario del Barça todo el poder’, en el que el periodista Xavier Bosch relata varios episodios acontecidos durante los últimos años que demostrarían la excesiva influencia que el vestuario en las decisiones del club.

Precisamente, el central es uno de los protagonistas que sale peor parado, a quien se acusa de evitar la llegada de otros futbolistas que ocupan su misma demarcación. “Iñigo Martínez, con un pie y medio en el Barça, no llegó para no disgustar a un central en horas bajas pero adorado en el vestuario”, señala el citado artículo. Y es que cabe recordar que el actual central del Athletic estuvo muy cerca de recalar en el Camp Nou en 2017, cuando todavía era futbolista de la Real Sociedad.

De Ligt

El fichaje de De Ligt y el poder de Piqué

En el mismo medio, el periodista Lluis Canut también establece otra relación entre Piqué y el ‘no fichaje’ de Matthijs de Ligt. De acuerdo a estas informaciones, en la directiva del Barça consideraban que la llegada del holandés hubiera servido para amenazar la “hegemónica situación de titular indiscutible” de la que goza el zaguero, a quien no le hubiera quedado más remedio que “rebajar el tono de sus apariciones mediáticas”.

Es entonces cuando se deja caer la interferencia directa del ‘3’ en la incorporación del entonces futbolista del Ajax: “El zaguero holandés renunció al sueño de vestir de blaugrana para hacerlo de “bianconero” con la Juventus. Un cambio de opinión que se produjo a continuación de coincidir con el mismo Gerard en un lujoso hotel en las Bahamas, donde ambos estaban de vacaciones. ¡Qué casualidad!“.