La clave del éxito de un Real Madrid en su modo más Zen

Sergio Ramos Real Madrid

Los de Zidane entran en una inercia ganadora

Las dinámicas, uno de esos grandes misterios que alberga el fútbol. Tan pronto la pelota no entra y nada sale bien como, de repente, todo fluye y acompaña esa pizca fortuna que decanta los pequeños detalles. Raro es el equipo que no pasa por uno de estos cambios a lo largo de la temporada y el Real Madrid tampoco es la excepción. Hasta hace no tanto tiempo, a los blancos se les atragantaban los partidos al más mínimo error y revertir la situación se hacía demasiado cuesta arriba.

Una situación que ha cambiado radicalmente, como pudo comprobarse el sábado en Mendizorroza. Pero sería injusto reducirlo todo a una mera cuestión de buenas o malas rachas. Como en todo cambio de dinámica, el éxito que hay detrás no es otra cosa que una gran labor, en este caso la que atañe a Zinedine Zidane. El francés encontró en Fede Valverde esa especie de Santo Grial que buscan todos los entrenadores, el que da al equipo el punto de equilibrio exacto para manejarse bien en todas las situaciones del juego.

Se acerca la hora de la verdad

Desde entonces, el conjunto blanco no ha hecho más que crecer en todos los aspectos. Lo vimos brillar contra el PSG a pesar del 2-2 final, mientras que frente al Alavés supo arremangarse y ponerse el mono de trabajo para llevarse los tres puntos en una de esas plazas que decantan ligas. El Real Madrid parece haber dejado atrás sus fantasmas y ha logrado enfocarse en el presente, con una actitud positiva que le permite resolver de forma racional y equilibrada los diferentes retos que plantea la competición.

Evidentemente, esto tampoco significa que los de Zizou lo vayan a ganar todo de aquí en adelante con el piloto automático, nada más lejos de la realidad. El auténtico reto de los blancos es conseguir prolongar esta inercia ahora que llegan los duelos más exigentes. Con las salidas consecutivas a Mestalla y al Camp Nou en un horizonte cada vez más cercano, en el Santiago Bernabéu tampoco deben perder de vista los próximos partidos contra Espanyol y Brujas. Y es que basta cualquier mínimo traspiés para que se rompa este beneficioso ‘modo Zen’ en el que se encuentra inmerso el cuadro merengue.