El jardín de Zidane

Zidane

El francés aspira a mantener su condición de invicto en la Champions

Zinedine Zidane acaricia una clasificación que al menos le permitirá mantener viva su leyenda durante unos cuantos meses más. Casi cuatro años después de que el galo tomase las riendas del banquillo del Real Madrid, sigue sin saber lo que es caer eliminado en la Champions. Precisamente, fue la caída de los blancos el pasado curso en la máxima competición continental la que propició el regreso del francés. Con su vuelta, una de las cosas que se aspiraba a recuperar era ese aura mágica que permitió al equipo merengue levantar la Orejona durante tres temporadas consecutivas.

Nadie consiguió más en menos tiempo que Zizou. Sólo se le acercan Bob Paisley, técnico del Liverpool que ganó tres Copas de Europa en cinco años, y Carlo Ancelotti, que levantó dos con el Milan y una con el Real Madrid. La hazaña del italiano en Lisboa marcó también el comienzo de la leyenda del Marsellés, quien por entonces ya ejercía de su asistente.

Un curso con altibajos

Ya como primer entrenador, llegaron los éxitos en Milán, Cardiff y Kiev. Unas veces porque su equipo arrasó y otras porque apareció la famosa flor. El caso es que mantiene su condición de invicto, lo cual siempre supone un argumento a tener en cuenta. Y eso que la relación de Zidane con la Champions ha tenido sus altibajos esta campaña. Cabe recordar que el galo llegó a estar muy cuestionado tras estrenarse en la presente edición con una severa derrota por 3-0 contra el PSG.

Una situación que no hizo sino empeorar después de que los blancos fueran incapaces de pasar del empate contra el Brujas en el Santiago Bernabéu en la segunda jornada. Más en entredicho que nunca cuando el Real Madrid visitó al Galatasaray, Europa volvió a convertirse en la tabla de salvación del francés. Los dos últimos triunfos logrados contra el conjunto turco han contribuido de forma decisiva a que Zizou enderece el rumbo de la nave. En el camino, todo tipo de decisiones que no han estado exentas de discusión, pero el tiempo parece estar dándole la razón en las más fundamentales.

Zidane encuentra su once

Entre otros aciertos, el técnico ha dado con la tecla en su apuesta por Fede Valverde en el centro del campo, quien ha aportado la solidez y el equilibrio que antes brillaban por su ausencia. Si a esto se le suma la espectacular irrupción de Rodrygo en el ataque, todo apunta a que Zidane al fin ha encontrado su once tipo. Habrá que ver si con esto llega para vencer en los duelos de máxima exigencia que decantan la temporada. Y es que no son pocos quienes creen que detrás de los pasados éxitos del entrenador marsellés hay una cuota muy importante que atribuir a Cristiano Ronaldo. Mientras el galo siga manteniendo su imbatibilidad, no se le podrá negar su condición de rey de la competición.