Vuelve un héroe

Keylor Navas

El costarricense se reencontrará con una grada donde sigue siendo muy querido

La nota más emotiva del encuentro entre Real Madrid y PSG la pondrá Keylor Navas con su regreso al Santiago Bernabéu. La afición blanca tendrá oportunidad de reencontrarse y recibir como es debido al portero de las tres Champions. Ningún otro guardameta en la historia del club ha logrado lo que el tico durante sus seis temporadas en la capital española, motivo por el que tiene ganado para siempre el cariño de los seguidores merengues. Y eso que su periplo estuvo marcado por la condición de eterno discutido.

Llegado en el verano de 2014 con el cometido inicial de ser el suplente de Iker Casillas, fueron sus grandes actuaciones con el Levante y su increíble papel en el Mundial de Brasil lo que le valió aquel fichaje. Sin embargo, tras una primera temporada casi inédito, pareció que el costarricense iba a protagonizar un paso sin pena ni gloria cuando la entidad le convirtió en moneda de cambio en la operación para traer a David de Gea.

Auge y declive

Fue aquella noche del 31 de agosto de 2015 la que marcó un punto de inflexión en la vida de Keylor, cuando el famoso incidente del fax dio al traste con el fichaje del arquero del Manchester United en el último momento. Un golpe de fortuna que supuso el comienzo de su leyenda, ya que a la temporada siguiente se proclamó campeón de Europa con el Real Madrid y fue desde entonces un artífice fundamental de los éxitos cosechados con Zinedine Zidane en el banquillo.

Precisamente, fue el entrenador francés quien se convirtió en su principal valedor dentro del club, donde al portero siempre se le miró con lupa y se le llegó a buscar recambio en varias ocasiones. Por ejemplo, no es ningún secreto que el galo truncó la llegada de Kepa Arrizabalaga en enero de 2018, meses antes de que el tico volviera a hacer historia ganando la Decimotercera en Kiev. A pesar de esto, la posterior dimisión de Zizou y el fichaje de Thibaut Courtois propiciaron el inicio del declive del costarricense, a quien el propio técnico dejó de considerar intocable tras su regreso al banquillo.

A cero en Europa

Ante la perspectiva de pasar un año más como suplente habitual del belga, Keylor aceleró a última hora del pasado mercado su salida al PSG. El meta llegó al conjunto francés para estabilizar la situación en la portería, posición que venía siendo uno de sus puntos débiles y que tantos disgustos le ha costado en Europa durante las últimas campañas. Por el momento, ha ratificado su condición de garantía en Champions al no haber encajado ningún gol en los cuatro partidos que lleva disputados en la competición. Por tanto, nadie mejor que él para aspirar al título que tanto ansían en el Parque de los Príncipes, como demostró sobradamente durante sus años en Madrid, donde también dejó un grato recuerdo a nivel profesional y humano. Motivos más que de sobra para recibir la ovación del público cuando vuelva a pisar el césped del Bernabéu.