La segunda línea al rescate

Casemiro Modric Real Madrid

La sala de máquinas blanca vuelve a funcionar a pleno rendimiento. El buen momento de los mediocentros se está traduciendo en goles

El centro del campo suele ser un espejo del estado en el que se encuentra un equipo. Caso evidente ha sido el del Real Madrid esta temporada, cuya mejoría ha sido proporcional a las buenas noticias que ha ido acumulando en la medular. Los hombres de la zona de medios no sólo han recuperado su mejor versión, sino que además han incrementado su aportación ofensiva en una campaña en la que todos deben sumar de cara al gol.

Caso evidente es el de Luka Modric, quien registra sus mejores cifras a estas altura de la temporada con tres tantos y cinco asistencias. El croata por fin ha conseguido sobreponerse al bache físico que atravesó como consecuencia del desgaste que le produjo el Mundial de Rusia. Si está entonado, los blancos son un equipo totalmente distinto.

Así se ha podido comprobar durante las últimas semanas, en las que ha visto portería en las victorias ante Betis y Sevilla. “Todos tenemos que ayudar. Últimamente los centrocampistas, otro día los delanteros o los defensas. Cualquier jugador puede marcar goles importantes para el equipo”, señala el de Zagreb al respecto.

La explosión de Llorente

Otra de las buenas noticias que tiene Santiago Solari en mitad de cancha ha derivado en debate. Y es que el extraordinario rendimiento de Marcos Llorente cuestiona más que nunca la titularidad de Carlos Henrique Casemiro, prácticamente indiscutible desde que se hizo un hueco hace tres temporadas.

El mediocentro madrileño consiguió salir del ostracismo a raíz de su colosal papel en el pasado Mundial de Clubes, el cual culminó con un gol en la final ante el Al-Ain. Aunque una inoportuna lesión en el aductor izquierdo truncó su gran momento de forma, ha regresado con la misma fuerza.

Ya sea gracias a la dieta paleolítica o a los entrenamientos en las dunas del desierto (como el que compartió en redes sociales), lo cierto es que su capacidad atlética le convierte en un pulmón para el centro del campo. Un despliegue físico que además acompaña con su buen criterio con el balón, lo que le convierte en un jugador muy completo.

Máxima competencia

Casemiro ha reaccionado para mantener el puesto tratando de hacer gala de sus virtudes ofensivas en sus últimas apariciones. Así lo demostró en la victoria contra el Sevilla, en la que abrió el marcador con un zapatazo desde fuera del área. En definitiva, una competencia beneficiosa para el equipo y que asegura tener cubierta una posición clave jugando cada tres días, aunque le genera un bendito dilema a Solari en las citas decisivas.

Todo ello por no hablar de otro jugador joven que viene pisando fuerte como es Dani Ceballos, quien también firmó un gol decisivo en el Benito Villamarín. Además de un Toni Kroos que este curso ha estado más mermado por las lesiones y al que se espera para este tramo decisivo de competición.