Roberto Carlos y la entrevista que destapa el pitorreo ‘galáctico’ del Real Madrid

Roberto Carlos entrevista

El brasileño reconoce el descontrol del vestuario durante su etapa

Mucho se ha hablado y escrito sobre la etapa del Real Madrid de los galácticos, un equipo más recordado por sus estrellas que por los títulos que ganó. De hecho, el naufragio fue tal que acabó provocando la dimisión de Florentino Pérez en 2006, consciente de que había perdido por completo el control del vestuario. Por cosas como está, siempre han existido rumores sobre los excesos de aquella plantilla fuera de los terrenos de juego. Más de una década después de aquella etapa, Roberto Carlos ha confirmado como cierta gran parte de la leyenda en una entrevista para el Canal 11 de Portugal.

La primera vieja sospecha que certifica el entonces lateral izquierdo es que aquella plantilla malcriada quitó y puso entrenadores a su antojo. Como suele suceder en estos casos, había una clara preferencia por la mano blanda siendo Vicente del Bosque el perfecto ejemplo: “Era un amigo. No necesitabas reglas. Nos entendía perfectamente. Los entrenamientos de los lunes y a veces los del martes eran a las 17:00 de la tarde. No los ponía a las 11.00 de la mañana porque casi nadie llegaba“.

Según relata el brasileño, caso totalmente distinto fue el de José Antonio Camacho, quien dimitió nada más empezar el curso debido al panorama que se encontró: “Siete galácticos suponían un peligro en el vestuario. Siempre lo controlamos bien, teníamos buena relación, menos con Camacho, que aguantó diez días. Llegó al vestuario, saludó a todo el mundo y dijo: ‘Quiero a todo el mundo mañana a las 7:00 de la mañana’. Normalmente entrenábamos a las 10.30. Hablamos con él para intentar cambiar el horario, nosotros teníamos nuestras costumbres”.

Luxemburgo Real Madrid

Luxemburgo, la cerveza y el vino

Caso parecido fue el de Vanderlei Luxemburgo, aunque el punto de discordia en este caso tuvo que ver con el alcohol que consumían los jugadores después de los partidos, tal y como cuenta Roberto Carlos: “Con Luxemburgo pasó lo mismo. Teníamos la costumbre de llegar a la concentración, dejar las maletas en la habitación y antes de la cena tomar nuestra cerveza y nuestro vino. Ronaldo y yo le dijimos: ‘Profesor, la gente aquí tiene sus costumbres, intenta no cambiarlas. No quites las botellas de vino y la cerveza antes de la cena porque si no vamos a tener problemas. ¿Qué hizo? Quitó primero las cervezas y luego las botellas de vino. Duró tres meses. El mundo del fútbol es pequeño y las noticias van llegando a la directiva“.