El secreto de Lucas Vázquez

Ser tan madridista como el que más es la base del entrenamiento de Lucas Vázquez. Una vida futbolística de éxitos desde que llegara al filial en 2011. En su segunda temporada en el primer equipo ya se proclama como el revulsivo necesario, sobre todo cuando las ausencias de hombres como Bale o el desaparecido James se hacen notar.

Es hombre de grupo, nunca sobresale con declaraciones que puedan comprometer a ningún compañero, más bien todo lo contrario. Basta con echar un vistazo a los mensajes que manda desde sus propias redes sociales para darse cuenta del carácter de líder que atesora el gallego. “Nuestra historia es vencer, ¿cómo no te voy a querer?”, publicaba acompañando el tuit de una foto suya en el Bernabéu. El mensaje lo tiene interiorizado, el Real Madrid no debe conformarse con menos que no sea ganar.

Ha disputado 1518 minutos en 29 partidos

Lucas Vázquez es capaz de hacer grupales éxitos individuales como el ‘The Best’ que recibió su compañero Cristiano Ronaldo. “Equipo de grandes futbolistas y grandes amigos. Con hambre de seguir ganando”, decía el día que la plantilla celebró el citado galardón del luso. No hay más que ver su actitud en el campo cuando Zidane le da minutos, ya sean 90, 30 o 5. No negocia el esfuerzo ni la entrega, y ha resultado vital en varios partidos.

El aval de Zidane

Si hay una palabra que le define es constancia. Lo ha demostrado, no solo en Madrid, también durante su cesión al Espanyol. Un jugador con la cabeza en su sitio, respetuoso con los rivales, y con una calidad al alcance de muy pocos, que aúna talento innato y trabajo, mucho trabajo.

“La historia de este escudo no te permite bajar los brazos ni un segundo”, reconoce. Ni más ni menos. Le queda mucho por ganar, aunque en su vitrina luce una Champions, una Supercopa de Europa y un Mundial de clubes.

Zidane es su principal aval, aunque su relación deportiva sea como una montaña rusa. La mano conciliadora del francés le relega al banquillo cuando parece que puede hacerse con el puesto de titular indiscutible. Quizá sea la forma que tiene el entrenador de ir moldeando un futbolista de nivel, salvándole de la presión, dándole minutos de calidad, pensando mucho en el presente, pero también en el futuro.

Creciendo cada año

“Lucas lo está haciendo muy bien”, decía Zidane en rueda de prensa hace pocas fechas. Y no son sólo palabras, en lo que va de temporada ha disputado ya 1518 minutos repartidos en 29 partidos, casi los mismos ya que en toda la temporada pasada, y si continúa así su progresión, menos de los que seguramente disfrute el próximo año.

La camiseta y el escudo del Real Madrid pesan mucho, pero parece que Lucas Vázquez va ligero y se encuentra cómodo en el Bernabéu, donde los madridistas esperan verle durante mucho tiempo más.