Un Atleti muy candidato y un Barça de pena

Ter Stegen Yannick Carrasco Atlético Barça

Los rojiblancos vencen con un gol de Carrasco

El Atlético de Madrid reafirmó su condición de principal candidato al título de Liga tras imponerse por 1-0 al Barça en el Wanda Metropolitano. Queda mucho campeonato por delante, conviene decir siempre haciendo uso de la debida precaución, pero la realidad es que los rojiblancos ya aventajan en nueve puntos a los azulgranas en la clasificación. Si los números resultan demoledores, también lo fueron las sensaciones transmitidas por unos y otros en el encuentro.

El partido lo decidió un gol de Yannick Carrasco al borde del descanso, quien aprovechó una terrible salida de Ter Stegen. El alemán fue hasta casi la mitad del campo para frustrar una escapada del belga y terminó llevándose un caño para regalar su portería vacía. Que el tanto llegase en una concesión no resta mérito a un Atlético que mereció más en términos generales. Simeone, a quien siempre se le ha exigido más ambición en este tipo de partidos, salió con su once más ofensivo posible y encontró su ansiado premio. Hasta hoy, nunca antes había vencido el técnico argentino a los culés en Liga.

El partido comenzó a un ritmo trepidante y con sensación de peligro en ambas áreas, si bien fue el equipo colchonero el que tuvo la más clara en un disparo de Llorente que se estrelló en el travesaño. Por su parte, el Barça encontraba su única vía de peligro por el costado de Dembélé, defendido por un Carrasco muy poco habituado a este tipo de labores. Cuando parecía que el primer tiempo finalizaría en tablas, llegó la jugada del gol que cambió por completo el panorama del duelo.

Respuesta insuficiente del Barça en la segunda parte

La reacción del Barça tras el paso por los vestuarios dejó mucho que desear, aunque con ello le alcanzó para disponer de una clara situación de gol en la que Lenglet cabeceó a las manos de Oblak. Los azulgranas sufrieron además el importante revés que supuso la lesión de rodilla de Piqué, la cual puede dejar un abismal agujero en el centro de la zaga por una larga temporada. Hubo emoción hasta el final porque puso de su parte un Atlético que se fue mostrando muy nervioso según se acercaba el final.

Griezmann lo intentó con un cabezazo que no puso en demasiados aprietos a su excompañero esloveno. Sergi Roberto metió más miedo en el cuerpo con un disparo que se envenenó tras tocar en la defensa, aunque el balón no llegó a coger portería. Para mayor colmo, el lateral se lesionó en esta acción. Para mayor tristeza, Messi volvió a pasar de puntillas en un equipo que continúa en caída libre. Si antes era una sospecha, ahora queda más que confirmado: el Atleti tiene una oportunidad histórica para llevarse esta Liga. Queda mucho, lo sabemos, pero el presente es el que es.