Zidane explota o la última de Bale que escandaliza al Real Madrid: “No vuelvas”

Zidane

Enfado monumental del francés tras perder en Vallecas

Vergüenza. Fue probablemente la palabra más repetida entre los seguidores del Real Madrid tras el enésimo tropiezo de la temporada contra un Rayo Vallecano con pie y medio en Segunda. No se recordaba a un Zinedine Zidane como el que se vio en la sala de prensa tras el encuentro. El francés volvió para ilusionar en un difícil tramo final de temporada y lo cierto es que ya parece engullido por el clima irrespirable que se vive en el conjunto blanco desde hace meses. “No hicimos nada. No hicimos nada todos los niveles. A veces no puedes marcar, pero no hemos hecho nada. Estoy enfadado porque la imagen ha sido mala. Soy el responsable de eso. Hay que pedir perdón a la afición y al club”, señaló el técnico visiblemente enfadado.

Para colmo, la sangría continúa fuera del terreno de juego con algún jugador que lleva toda la temporada protagonizando una tras otra. Es el caso de Gareth Bale, de quien trascendió que no regresó en el autobús junto al resto de la plantilla. El galés tomó un vehículo privado para que le llevase directamente al aeropuerto de barajas, si bien es cierto que contaba con el permiso del club. No obstante, el último gesto del de Cardiff –que volvió a cuajar un pésimo partido– no ha gustado nada a una hinchada que lleva tiempo harta de sus constantes desplantes. “Que se vaya que no vuelva”, fue uno de los comentarios más recurrentes en redes sociales acerca del famoso viaje emprendido por el atacante británico.

Bale Real Madrid

El club sólo piensa en vender

Lo ocurrido tampoco pareció gustar a un Zidane que dejó caer su descontento ante los medios. “No sé si está centrado en el Madrid”, reconoció el galo acerca de la situación de Bale. El caso es que llueve sobre mojado con un futbolista que se está devaluando de forma alarmante. Prácticamente sentenciado desde hace meses, la única preocupación del club blanco es darle salida por un precio que ronde los 100 millones de euros, aunque cada vez parece más complicado. Por su parte, los aficionados se muestran más vehementes y ya ni siquiera piensan en el dinero. Lo único que quieren es que el galés coja un expreso sin billete de vuelta para al fin perderle de vista.