El plan de Zidane para suplir a Hazard en el peor momento posible

Hazard Zidane Real Madrid

Con Mestalla y el Camp Nou en el horizonte

Un mazazo en toda regla para Zinedine Zidane. Sólo así se puede calificar la noticia que saltó el pasado jueves sobre el estado de Eden Hazard, cuyo lesión en el tobillo es más grave de lo previsto y se le estima un periodo de baja de entre cuatro y seis semanas. Un percance que se produce en el peor momento posible para el Real Madrid, que tiene por delante un exigente tramo de competición, especialmente las salidas a Mestalla y al Camp Nou en un espacio de apenas cuatro días.

La ausencia del fichaje estrella de los blancos el pasado verano también supone un duro golpe debido a que se produce en pleno momento de inflexión. Una de las claves de la mejoría del conjunto de Zizou estaba siendo la aportación del ex del Chelsea, quien había alcanzado el punto físico adecuado para rendir al nivel que se esperaba de él. Esta lesión supone un frenazo en toda regla para la evolución del equipo merengue y del propio futbolista, a quien le tocará empezar de cero una vez se haya recuperado.

La hora de Bale… cuando esté recuperado

Al entrenador francés no le queda otra que buscar una alternativa para minimizar todo lo posible el impacto de la ausencia de Hazard, cuya capacidad de desborde (una media de 4 regates por partido) había proporcionado un salto de calidad en el ataque. Lo primero que parece seguro es que esta circunstancia vuelve a abrir la puerta a otra figura que había perdido peso en los planes del equipo en los últimos meses, Gareth Bale. El galés está ante su gran oportunidad para demostrar si este curso puede ser importante o si está definitivamente condenado a la irrelevancia. Pero antes tendrá que recuperarse del edema muscular que le impedirá jugar este sábado contra el Espanyol. La idea es que el de Cardiff esté totalmente bien para el Clásico.

Sin embargo, más allá de nombres concretos, la gran duda sobre el plan de Zidane reside en el esquema que empleará sin el belga. Es decir, si persistirá en su habitual 4-3-3 o si aprovechará lo ocurrido para profundizar en el 4-4-2 por el que ha apostado en las últimas citas ante Alavés o PSG. De esta elección puede depender la presencia en el once de jugadores como Isco Alarcón, quien aportaría mayor presencia en la zona media, o de un Rodrygo Goes que está aprovechando al máximo sus oportunidades. Aunque sin Hazard no será lo mismo, hay mimbres para que el Real Madrid mantenga el nivel competitivo de las últimas semanas.