Zidane somete al Camp Nou: ¡Seis partidos invicto!

Zidane Barcelona Real Madrid Camp Nou

El francés se reivindica en el Clásico

La victoria del Real Madrid en el Clásico consagra a Zinedine Zidane como la bestia negra del Camp Nou. Ningún otro entrenador en la historia iguala la racha del francés, quien no ha perdido en ninguna de sus seis visitas al feudo azulgrana. Por si fuera poco, prolonga esta condición de invicto con una rotunda victoria que permite a los suyos levantar cabeza. Lo necesitaba el técnico más que ninguno, quien se encontraba en el punto de mira tras las derrotas ante Cádiz y Shakhtar.

Su particular idilio en suelo enemigo comenzó el 2 de abril de 2016, cuando los blancos dieron la sorpresa ganando por 1-2. Aquel Clásico fue especial para Zizou por muchas razones, quien se graduó con su primera victoria de prestigio y revirtió la dinámica de un equipo que acabó alzando la Undécima en Milán, además de pelear hasta el final una Liga que meses antes se llegó a dar por perdida.

No menos épica resultó la siguiente visita del marsellés en la primera vuelta de la temporada 2016-17, cuando el Madrid rescató un empate gracias a un gol de Sergio Ramos en el minuto 90. El tercer picotazo de Zidane en el feudo culé llegó en la ida de la Supercopa de España de 2017, en la que sus pupilos se impusieron con un contundente 1-3 para terminar conquistando el título en el Bernabéu con un abrumador parcial de 5-1. 

La racha continuó en la segunda vuelta del curso 2017-18, cuando el conjunto madridista rescató un 2-2 en un choque marcado por la polémica y en el que perdonó claras oportunidades para llevarse los tres puntos. Al término de dicha temporada, pocos días después de conquistar la Decimotercera en Kiev, Zidane anunció su dimisión para terminar regresando nueve meses después.

En su ausencia, puede que no por casualidad, los blancos perdieron su fortaleza en el Camp Nou cayendo con un humillante 5-1 que se saldó con la cabeza de Julen Lopetegui. El último precedente del francés hasta hoy se remontaba al Clásico liguero del pasado 18 de diciembre, el cual finalizó 0-0 pese a que los suyos fueron superiores en el global del partido. Una serie de precedentes que confirman que la pizarra de Zizou es la mejor vacuna en territorio azulgrana, donde cosecha un bagaje de tres victorias, tres empates, once goles a favor y seis en contra.